Suscríbete

nuevo trabajo

La gestión del talento, clave en la Industria 5.0

Aunque la Cuarta Revolución Industrial plantea enormes desafíos para aquellas organizaciones que aún no la han asumido en sus estrategias de negocio, la visión hacia una quinta revolución sugiere un futuro cercano de oportunidades, donde la integración de la IA se convierte en un catalizador esencial para el progreso y la competitividad empresarial. 

Madrid, 21 de noviembre. La constante evolución de la tecnología ha marcado hitos significativos en la historia laboral de la humanidad, desde la Revolución Industrial hasta la era de la información. La Industria 4.0 o Cuarta Revolución Industrial, cimentada en los avances de las Tecnologías de la Información y Comunicación, es la estela que aún tratan de seguir muchas empresas. La adopción de la IA en la gestión de Recursos Humanos ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años.

Según el informe de la firma de investigación de mercado IDC, se espera que para el año 2025, el 45 % de las tareas de recursos humanos sean realizadas por tecnologías cognitivas, como la IA y el machine learning; y no solo eso, porque tal y como predice la consultora Gartner, para 2026, un 80 % de las empresas tecnológicas emplearán aplicaciones de Inteligencia Artificial Generativa (IAG) y la IA habrá creado 500 millones de nuevos empleos para 2036.

La dinámica de gigantes tecnológicos como Microsoft, Meta (anteriormente Facebook) y X (antes Twitter) revela una paradoja intrigante: están llevando a cabo ajustes significativos en sus plantillas, al tiempo que expresan una creciente preocupación por la escasez de profesionales especializados. Este fenómeno plantea interrogantes sobre la naturaleza cambiante del trabajo en la era digital y cómo las empresas están navegando por las aguas turbulentas de la transformación tecnológica.

En palabras de Félix Villar, miembro del Consejo Asesor de IA+Igual, “a diferencia de lo que se está especulando, la IA pone en riesgo también trabajos altamente tecnológicos, como puede ser la programación. Si Chat GPT es capaz de generar unos textos bastante interesantes, también hay versiones que son capaces de generar código Java, o cualquier otro tipo de código. Si es capaz de esto, también puede generar programas; y si generan programas, ¿harán falta programadores?”.

Algunos de los puestos más demandados en el mundo empresarial actual:

  • Investigador/a de aprendizaje automático en salud
  • Docente en inteligencia artificial y Chat GPT
  • Creador/a de contenidos con inteligencia artificial
  • Consultor/a jurídico y procesal (IA)
  • Especialista en integración de IA en el mundo de la animación.
Lecciones del pasado para un futuro no tan lejano

Si nos remontarnos a la Primera Revolución Industrial, observamos que, aunque inicialmente se perdieron empleos en sectores tradicionales, surgieron nuevas oportunidades en industrias emergentes. La adopción de la maquinaria liberó a los trabajadores de tareas manuales repetitivas, permitiéndoles enfocarse en roles más especializados y creativos.

De manera similar, la Revolución de la IA en Recursos Humanos está generando una transformación en la naturaleza del trabajo, desplazando tareas rutinarias y abriendo espacio para la innovación y el desarrollo de habilidades más especializadas. La clave para la adaptación y el éxito en esta era digital radica en la actualización constante de habilidades y la comprensión de cómo la tecnología puede potenciar, en lugar de reemplazar, a los profesionales.

De hecho, la Unión Europea ya está trazando el concepto de la Industria 5.0 o Quinta Revolución Industrial. Este nuevo paradigma busca ir más allá, incorporando aún más la colaboración armoniosa entre humanos y máquinas, la sostenibilidad y la inclusión de principios éticos en el núcleo de la transformación industrial. Es decir, busca la sinergia entre tecnología altamente precisa y potente, y el potencial creativo inherente a los seres humanos. La premisa ya no es simplemente reducir la intervención humana mediante la automatización de procesos, sino utilizar esa automatización como un medio para liberar a los individuos, permitiéndoles explorar y expandir sus capacidades al máximo. En el panorama actual, la única certeza que podemos sostener es que la tecnología, presente y futura, seguirá modelando incesantemente el tejido del mercado laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
Scroll al inicio