Suscríbete

Ni blanco ni negro. El traje de la igualdad se confecciona en tonos grises

Ni blanco ni negro. El traje de la igualdad se confecciona en tonos grises

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Preguntamos a los hombres que colaboran con IA+Igual sobre esta efeméride. Como no podía ser de otra forma, sus respuestas suscitan un interesante debate más allá de los tópicos de las ideologías contrapuestas y de la politización de la materia.

Madrid, 8 de marzo. Hemos planteado una batería de preguntas a los miembros del Consejo Asesor y del Partner Académico, DATAI, relacionadas con la igualdad de la mujer y el hombre en el terreno laboral. Y la conclusión es que, en este terreno, hay tantos sesgos como variables en el uso de los datos que alimentan un algoritmo. Vaya por delante el agradecimiento del equipo al completo de IA+Igual por entrar en el mundo de los grises sin caer en algunos tópicos del momento.

Para muestra, un botón. Las cuotas de mujeres para facilitar el acceso a la alta dirección parece que no han solucionado de raíz el problema del acceso de la mujer a estos puestos. Pero si esta obviedad la afirma un hombre, corre el riesgo de ser considerado “machista”. Sin embargo, esta tesis la defiende Claudia Goldin en un estudio que le ha valido el Premio Nóbel de Economía de 2023. El lenguaje políticamente correcto ha generado, de forma indirecta, un nuevo sesgo.
¿Qué sentido tiene la discriminación salarial en el siglo XXI?

En este caso, el resultado es negro sobre blanco y la apuesta de José Luis Fernández, miembro del Consejo Asesor de IA+Igual es clara: “Debe respetarse este principio básico de a igual trabajo, igual salario. El derecho a un salario justo es un derecho de la persona trabajadora, no del hombre o de la mujer”.

Hace unos meses, el Observatorio de Igualdad y Empleo ejemplificaba por qué la maternidad es uno de los factores clave que perpetúa la diferencia salarial. Si se tiene en cuenta que la edad media para tener el primer hijo en España es de 31,5 años, llama la atención que, según datos de la Agencia Tributaria española de 2021, la brecha salarial llegue a una diferencia de 13.000 €. partir de los 35 años.

La discriminación que se produce por razón de género no es una cuestión exclusivamente salarial, tiene otros componentes como son el acceso al empleo, la promoción profesional, la dedicación parcial al trabajo, etc. Es muy significativo que, a igualdad de retribuciones, las mujeres mayoritariamente se agrupan en los salarios más bajos”, explica José Luis Fernández, director del Gabinete de Estudios de USO.

Le agradecemos que exprese algo que hemos experimentado algunas personas del equipo a lo largo de nuestra trayectoria profesional: “La discriminación es un desperdicio de talento porque hay más tituladas superiores que titulados; sin embargo las mujeres, lamentablemente, en muchas ocasiones, están desempeñando tareas para las que están sobre cualificadas”. No es ningún consuelo que el exceso de preparación se esté convirtiendo en un problema que cada vez afecta más a las nuevas generaciones por igual.

¿Me ayudas en casa o colaboramos?

Concluimos con lo que es parte nuclear en la solución del problema: la corresponsabilidad, un tema lleno de tópicos, tanto por parte del feminismo radical como de las posturas más conservadoras. Fernández pone el acento en la necesidad de políticas que implementen la conciliación y la corresponsabilidad para que el hecho de ser madre no suponga una ruptura en la carrera profesional.

Javier Moscoso, también miembro del Consejo Asesor de IA+Igual, profundiza más allá de los tópicos habituales acerca de este tema. “Durante mucho tiempo, los hombres no hemos tenido obligaciones en el ámbito del hogar, pero tampoco derechos de crianza. Por el mismo motivo, la supuesta división sexual del trabajo nos alejaba de la paternidad, así como de todos los privilegios relacionados con la vida sentimental. Ni siquiera la entrada masiva de la mujer en el mundo laboral después de la Segunda Guerra Mundial modificó la posición tradicional del varón, ligada a la esfera laboral pública”.

¿Consideras que el hombre ha asumido la corresponsabilidad en el cuidado de la familia y el hogar o sigue teniendo la mentalidad de “ayudar” a la mujer?, le preguntamos a Moscoso, filósofo del CSIC: “Afortunadamente, los varones ya no solo ayudamos en casa, sino que, poco a poco, también vamos conquistando cada vez más derechos en el ámbito doméstico, sin que por eso nuestra masculinidad se vea cuestionada. Querer a los hijos, tener sentimientos paternos, desear por ejemplo la custodia en caso de divorcio, mostrar afectos, cuidar a descendientes y ascendientes, así como otras tantas características tradicional y equivocadamente asociadas al género femenino, no solo son obligaciones de todos, sino derechos de todos”.

Por otro lado, la fundadora de IA+Igual, Marisa Cruzado Collado, reflexiona en El Periódico de España hoy 8M sobre el poder de la tecnología para promover la igualdad con su artículo “Lo que la tecnología esconde”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
Scroll al inicio