Suscríbete

El impacto de la IA en el futuro del mercado laboral, datos inciertos

Datos inciertos sobre el impacto de la IA en el futuro del mercado laboral

El Foro de Davos acaparó titulares la semana pasada sobre la incertidumbre del mercado laboral: el 40% de los trabajos -hasta el 60% en las economías más avanzadas- se verán afectados por la Inteligencia Artificial (IA). Como la IA se sustenta en datos, hemos tratado de ahondar en los del informe, especialmente en el apartado de Innovación Social.

Madrid, 20 de enero. El Fondo Monetario Internacional (FMI), al igual que toda consultora de nivel que se precie, tenía que emitir un informe sobre el tema de moda: la Inteligencia Artificial. Cualquier análisis sobre un tema que se equipara ya con la Revolución Industrial y que, a diferencia de ésta, cambia a una velocidad de vértigo y no en un siglo (como la primera revolución) es muy arriesgado.

El informe del FMI, Gen-A: la inteligencia artificial y el futuro del trabajo, aclara que se trata de notas para un debate elaboradas por personal técnico (SDN por sus siglas en inglés), pero este matiz queda obviado en la mayoría de los reportajes que lo difunden.

Innovación social

IA+Igual es un proyecto que se enmarca en el área de Innovación de la Consejería de Familia, Asuntos Sociales y Juventud de la Comunidad de Madrid, financiado con Fondos Next Generation. De acuerdo con nuestra línea de actuación, el informe del FMI destaca la innovación basada en la inteligencia artificial y el potencial para una mayor inclusión.

Frente al potencial de la IA para “exacerbar la desigualdad entre países y dentro de un mismo país”, según el informe, también es posible aprovechar la nueva tecnología para fomentar la inclusión. Aunque circunscribe esta opción a las economías en desarrollo, este debate es válido para cualquier país. La mejora de la productividad en la prestación de servicios públicos que se centran en impulsar la atención sanitaria y la educación, por ejemplo, favorece la inclusión.

Lo mismo que la digitalización ha contribuido a modernizar las finanzas públicas mejorando la recaudación de ingresos y la eficiencia del gasto, puede contribuir a mejorar la prestación de servicios sociales, fomentando así la inclusión y reduciendo la desigualdad, según un reciente informe que cita el estudio (Amaglobeli y otros, 2023).

Al agilizar las tareas burocráticas, las herramientas de IA también podrían liberar tiempo y recursos, que podrían asignarse mejor a sectores clave para la inclusión, beneficiando a las personas social y económicamente vulnerables.

El equipo de IA+Igual planteaba el pasado mes de noviembre un supuesto ante técnicos de la viceconsejería de la CAM. Imaginemos que, a través de un algoritmo, podemos programar el cumplimiento de la LISMI, la integración de otros colectivos vulnerables a quienes las leyes les confieren el derecho a trabajar con independencia de su género, raza, edad -contemplados, por otra parte, en la Constitución-. ¿Es o no un asunto que merece la pena trabajar con Inteligencia Artificial? ➛ La Inteligencia Artificial es un ´asunto` muy social.

Trabajarse el futuro

El informe plantea un concepto de exposición y complementariedad muy interesante. La Inteligencia Artificial promete aumentar la productividad, eliminando algunos trabajos y complementado otros, aunque matiza que las consecuencias para las economías y las sociedades “siguen siendo difíciles de prever”, según el estudio.  Las economías más avanzadas están más expuestas pero también mejor preparadas.

En el capítulo dedicado a este tema y al impacto en los países se manejan mayoritariamente estadísticas procedentes de estudios sobre el mercado de Estados Unidos, Reino Unido, Brasil, Colombia Sudáfrica y la India porque parece ser que son los países que tienen disponibles mejores microdatos. Por tanto, y en medio de la evidente incertidumbre, podemos pensar que en España, donde el mercado laboral cuenta con el marco normativo de la Unión Europea, que lo califica de alto riesgo, el impacto de la IA tendrá sus propios matices, ya que el marco normativo y la regulación ética son claves en la implementación de la IA, según el informe.

Según Gen-AI: la inteligencia artificial y el futuro del trabajo, a diferencia de anteriores oleadas de automatización, que afectaron sobre todo a los trabajadores de cualificación media, los riesgos de desplazamiento de la IA se extienden a los asalariados más altos, que pueden esperar un aumento más que proporcional de sus ingresos laborales, lo que llevaría a un aumento de la desigualdad de los ingresos laborales.

El grado de aceptación también influirá en el impacto de la IA en la mano de obra: un aumento de la productividad agregada de la economía podría reforzar la demanda económica global, creando potencialmente más oportunidades de empleo para la mayoría de los trabajadores en un efecto dominó. Además, esta evolución también podría provocar la aparición de nuevos sectores y funciones laborales-y la desaparición de otros-, trascendiendo la mera reasignación intersectorial.

Son algunos de los aspectos a debatir que se tratarán en los webinars que ha programado IA+Igual Campus para los próximos meses. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
Scroll al inicio