Suscríbete

El reto de 'trabajarse' las nuevas oportunidades laborales

El reto de ‘trabajarse’ las nuevas oportunidades laborales

El término disruptivo se ha extendido a muchas áreas en lo que llevamos del siglo XXI: internet ha sido uno de los grandes cambios disruptivos, como lo son la pandemia o Chat GPT. En la actualidad, disrupción es sinónimo de IA y hay que ‘trabajarse’ las nuevas oportunidades laborales.

Madrid, 24 de noviembre. A la hora de definir disrupción, la RAE y Fundéu ponen el acento en “interrupción brusca”, pero la clave de los cambios disruptivos en el terreno económico es lo que sucede tras la ruptura: una “renovación radical”. De ahí la necesidad que tenemos todos los trabajadores de reinventarnos para descubrir nuevas oportunidades laborales.

Antes de dar algunas pinceladas sobre cómo perder el miedo a lo disruptivo, hay que destacar que desde comienzos de esta década nos movemos en un entorno BANI: Britte (frágil), Anxious (ansiedad), N (no lineal) e Incomprehensible (incomprensibles). En este marco, los más agoreros contemplan la IA como un arma de destrucción masiva de puestos de trabajo, mientras que los más optimistas vislumbran ya las nuevas oportunidades laborales.

Por ahora, el incremento de empleo relacionado con la IA se produce, fundamentalmente, en perfiles tecnológicos: la demanda de profesionales especializados en inteligencia artificial creció un 31 % en 2022 y, en lo que va de año, se ha incrementado ya un 20 % en España. A nivel mundial, la demanda de los cursos relacionados con la Inteligencia Artificial Generativa (IAG) ha experimentado un crecimiento del 278 %, según Nagi Pérez, responsable de Udemy Business en España.

Pero la IA ha llegado para quedarse en todos los sectores y áreas funcionales de la empresa. Como es obvio, permitirá eliminar el trabajo más rutinario y liberar tiempo para tareas más creativas y aquellas en las que “lo humano” nunca podrá ser sustituido por un robot. Hay empleos donde el margen para la proactividad es inexistente pero, en muchos otros casos, los profesionales pueden -y deben- impulsar nuevas formas de trabajar utilizando su inteligencia para mejorar la calidad de vida de los demás, reducir desigualdades, etc. Un entorno BANI ofrece el caldo de cultivo adecuado para generar, de manera constante, nuevas formas de crear valor.

El Proyecto IA+Igual ha elegido el área de RR.HH. para analizar los algoritmos que usan las empresas en diferentes procesos -desde la selección hasta el desarrollo o la gestión del desempeño-. El propósito del proyecto es investigar sobre casos de uso reales para ver si los algoritmos son capaces de superar los sesgos que, por ejemplo, se producen de forma consciente o inconsciente en un proceso de selección.

Algoritmos sanos o enfermos

Esto es trasladable a todas las áreas y procesos de las empresas para reducir costes y generar nuevas oportunidades de crecimiento. Por ejemplo, se está aplicando con gran éxito la asistencia de la inteligencia artificial en Sanidad porque ofrece unos resultados muy precisos en tareas como el diagnóstico basado en imágenes, la predicción de los resultados de intervenciones o la recomendación de tratamientos.

Pero, como sucede en todos los ámbitos, también existe el riesgo de que generen predicciones sesgadas porque, para identificar patrones y ofrecer dichas predicciones, los algoritmos se basan en datos históricos y no siempre se seleccionan con la calidad debida. Eso mismo sucede en la realidad: un estudio reciente mostró que cuando las mujeres de unos 45 años acudían a la consulta con síntomas de malestar emocional, los médicos les recomendaban un ansiolítico; si quienes acudían eran hombres de la misma edad, la prescripción era hacerse algunas pruebas cardiacas, por ejemplo, para descartar que el estrés les jugase una mala pasada.

La IA puede imitar la voz, una imagen… Pero nunca podrá reemplazar totalmente al trato humano, uno de los principales indicadores de éxito en Sanidad y, en general en todo el sector Servicios, que en España representa alrededor del 70 % del PIB y del empleo.

Bajo este titular –La tecnología: mejor aliada del personal en un hotel-, dialogaban tres hosteleros esta semana en el programa Disruptores e Innovadores, de El Español, que dirige Chema Nieto y que se emite a través de LinkedIn. Una de las conclusiones encaja como anillo al dedo con el enfoque humanista del Proyecto IA+Igual: la IA es un aliado para cumplir el lema de J.W Marriott, “Putting people first”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
Scroll al inicio